Alberto Contador es uno de los corredores más exitosos, respetados y reconocidos de la historia. Decidido y apasionado, en la carretera el Madrileño podía ser explosivo o valiente según las circunstancias lo requirieran.

Como corredor, era más temido como escalador, aunque los resultados muestran que son sus habilidades generales las que hacen de su palmarés uno de los mejores en la historia de nuestro deporte.

Si bien las imágenes de Contador atacando en los ascensos son quizás las más icónicas, también es distinguido por su valentía en el descenso, los movimientos tácticos (tanto defensivos como ofensivos) y su disciplina metronómica en la contrarreloj.

Y aunque es famoso por ser uno de los siete corredores de la historia en ganar el Giro de Italia, el Tour de Francia y la Vuelta a España, un hecho menos celebrado es que, junto a Bernard Hinault, Contador es el único corredor que ha ganado cada una de las Grandes Vueltas más de una vez. Junto a sus muchos otros reconocimientos, Alberto es también el único cuádruple ganador del prestigioso premio Vélo d’Or.

Alberto corrió profesionalmente con equipos de alto nivel, incluidos ONCE, Discovery, Astana, Saxo-Bank y, hasta su retirada de las carreras profesionales, el Trek-Segafredo, de donde se despidió ganando la etapa final de montaña y el premio al ciclista más agresivo en la Vuelta 2017. En diferentes roles, Alberto Contador e Ivan Basso han coincidido en tres de estos equipos.

Este nivel de éxito en las carreras solo se puede lograr estudiando y entendiendo cada detalle; el carácter perfeccionista de Alberto no se limita a los esfuerzos físicos, sino también a todo el equipamiento y material. Esto supone un profundo aprecio por cada elemento del diseño, la construcción y la puesta a punto de la bicicleta, de cómo funciona a gran velocidad, bajo un gran esfuerzo y en todo tipo de condiciones.

Este nivel de detalle, este juicio minucioso de cada pieza, de cada componente, el nivel inusualmente alto para juzgar el rendimiento de un cuadro, son características esenciales del trabajo de desarrollo de producto de Alberto y de la marca AURUM.

Alberto, de 1,76 m de altura, monta una AURUM Magma talla 54.

«Sabía, cuando todavía estaba compitiendo, que quería encontrar una forma única de compartir mi experiencia con otros ciclistas, de crear una bicicleta del más alto nivel, de ahí surgió la idea de crear las bicicletas AURUM».
– Alberto Contador

SOBRE IVAN BASSO

Si bien el ex corredor Italiano es más conocido por sus dos victorias generales en el Giro de Italia, hay mucho más que esas victorias en el palmarés de Ivan Basso, y sobre todo una gran experiencia coleccionada tras años como corredor y líder al más alto nivel del ciclismo profesional.

La increíble experiencia de Ivan, acumulada a lo largo de una larga carrera como corredor, comenzó como aficionado en la década de 1990, cuando ya pisó el podio en el Campeonato del Mundo Juvenil. Esa fue la antesala a convertirse en Campeón Mundial Sub-23 tres años después y prometer un gran futuro como corredor profesional. En el máximo nivel destacó pronto en el Tour de Francia, y al igual que Alberto Contador y una ilustre lista de corredores, el italiano ganó la clasificación al mejor Corredor Joven. A este resultado siguió una trayectoria en alza en años posteriores, visitando el podio final en París en dos ocasiones y consiguiendo una gran victoria etapa en montaña – el éxito de una carrera en progresión. Tras sus grandes actuaciones en el Tour, fue sin embargo en el Giro d’Italia donde conseguiría sus más grandes victorias al vencer la maglia rosa final en 2006 y 2010, además de varias etapas. Durante su carrera Ivan corrió en los equipos Fassa-Bortolo, CSC y Liquigas entre otros.

Aunque es un ciclista más alto y pesado que Contador, Basso es generalmente considerado como uno de los mejores escaladores de su generación. Y al igual que su amigo Alberto, aunque sus resultados más notables se hayan obtenido en las montañas de las Grandes Vueltas, estos éxitos no se hubieran materializado sin una habilidad increíblemente alta en todas las disciplinas y una gran constancia en los resultados.

Ivan ha triunfado tanto como líder como compañero de equipo, en carreras de etapas y en carreras de un día, mostrando su fuerza de carácter como profesional de la ruta, superando los desafíos de salud, así como los presentados por la carretera y el pelotón competitivo al más alto nivel.

Después de retirarse como ciclista profesional, siguiendo su pasión por el ciclismo y queriendo utilizar su experiencia acumulada, Basso ha estado involucrado en la gestión y como director deportivo de los equipos de la Fundación Alberto Contador. Este joven equipo de desarrollo de ciclistas ha estado montando el nuevo AURUM Magma durante la temporada 2020.

El conocimiento técnico de Ivan, así como su tenacidad, habilidad y valentía, han sido fundamentales para crear AURUM, basándose en su experiencia para diseñar y probar las bicicletas, afinando sus características como solo un doble ganador del Giro d’Italia puede hacerlo. El estilo personal de Ivan y su sentido de la simplicidad elegante contribuyen totalmente a los valores de la marca.

Ivan, de 1,82 m de altura, monta un AURUM Magma de talla 56.

“AURUM es un motivo de gran orgullo para mí. Junto con Alberto y todo el equipo AURUM hemos creado una bicicleta fantástica con el más alto rendimiento”
– Ivan Basso